Resolución final de la Asamblea Fundacional de Sinistra Anticapitalista

It

Italiano

eng

English

fr

Français

Traducción de Tomás Martínez para Izquierda Anticapitalista

La asamblea fundacional y seminario de Sinistra Anticapitalista desarrollada en los días 20, 21 y 22 de Septiembre en Chianciano aprueba firmemente la propuesta de dar vida, a partir de hoy, a Sinistra Anticapitalista, como organización política comunista, feminista, ecologista e internacionalista que trabajará para promover las luchas contra toda forma de explotación, opresión y dominación sobre las personas y la naturaleza.

Las mujeres y los hombres de Sinistra Anticapitalista se organizan para dar vida a la perspectiva de una ruptura revolucionaria que permita empezar a construir una sociedad socialista autogestionaria, libre de la explotación, de alienación y opresión, en que todas y todos puedan participar de manera democrática y plural en la elección por un nuevo futuro.

La asamblea ha aprobado el documento “Desde la clase trabajadora y los movimientos sociales, un proyecto revolucionario y libertario para el socialismo” propuesto en la base de la discusión y las conclusiones de Franco Turigliatto, asume el documento “Trabajo y desempleo en el tiempo del Pacto fiscal” aprobado por el congreso obrero de Turín del 1 y 2 de Junio y adopta el símbolo elegido al final de la reunión. La asamblea agradece a los numerosos invitados nacionales y extranjeros que han contribuido a enriquecer este debate y a consolidar el enfoque internacionalista. En particular quiere subrayar su solidaridad con las luchas del pueblo griego contra la política del gobierno Samaras y al troika europea, con la batalla de la coalición Syriza, y sobre todo con la iniciativa de las compañeras y compañeros de DEA y de la Plataforma de izquierdas.

Sinistra Anticapitalista, reclamándose y haciendo propio el recorrido de Sinistra Critica, en particular por la experiencia de la ruptura con el gobierno Prodi en 2007 y la posterior salida del Partido de la Rifondazione Comunista, pretende hoy trabajar para construir una fuerte organización independiente, que supere también los límites y las ambigüedades presentes en la experiencia de Sinistra Critica y que han contribuido a acelerar la conclusión.

La primera tarea política y organizativa será la de construir o reconstruir y reforzar los círculos locales, dotándolos de direcciones capaces de coordinar su trabajo y mantener su proyecto dentro del proyecto global de Sinistra Anticapitalista. De forma paralela se definirán y harán funcionar las direcciones y responsabilidades de cada sector, con el objetivo de articular en varios ámbitos del movimiento nuestro proyecto.

Se atenderá atentamente la política de las sedes y se abordará el problema de un funcionamiento organizativo bien estructurado. Debe ser reforzada la coordinación nacional, como organismo de enlace entre los territorios e instrumento de dirección política. El ejecutivo tendrá que ser el organismo de gestión de la actividad diaria de la organización y de sus sectores de intervención.

La ruptura política que tuvo lugar en Sinistra Critica hace que Sinistra Anticapitalista nazca con un importante desequilibrio generacional y de género en sus filas y en su cuadro dirigente. Este problema será tema a tratar cuanto antes por la coordinación nacional, para adoptar de forma rápida todas las iniciativas útiles encaminadas a su resolución, también en el ámbito de la redefinición de nuestra presencia local. Se llevará a cabo una amplísima campaña de adhesiones a nuestra organización, en particular a partir de Diciembre, cuando se abrirá el plazo. Se desarrollará una actividad detallada de formación, que comenzará con el seminario sobre la concepción marxista de la economía conducida por el nuevo Centro Livio Maitan.

Respecto a la cuestión medioambiental, y más en general en el ecosocialismo, Sinistra Anticapitalista organizará en los próximos meses un seminario de profundización y elaboración en el que además se definirán mejor las formas de coordinación de la intervención de nuestros compañeros y compañeras en los movimientos en defensa de la naturaleza y los bienes comunes.

Continuará el debate entre los compañeros de Sinistra Anticapitalista, ya iniciado durante esta asamblea; se activarán todos aquellos instrumentos escogidos por las compañeras para la comunicación entre ellas y dirigidas al conjunto de la organización. A principios de 2014 se organizará un seminario dedicado al trabajo en los movimientos y a la presencia de la acción feminista en el conjunto de la actividad y la identidad de Sinistra Anticapitalista.

En el plano de la iniciativa política, se dispondrá en las próximas semanas de una propuesta de campaña sobre Europa, sobre la naturaleza patronal y antipopular de su acción y sus reivindicaciones necesarias en el plano democrático, social y político, definiendo también la propuesta de un plan de acción de emergencia y lucha contra las políticas de austeridad.

Confirmamos la orientación unitaria que ya marcó la acción de Sinistra Critica desde su aparición como organización independiente en 2008 y su intento de crear una izquierda unitaria inspirada en el anticapitalismo y radicalmente alternativa al centro-izquierda social-liberal. Hoy esta exigencia, frente a la agravada ofensiva neoliberal de la patronal y de los gobiernos y frutos envenenados de cinco años de gravísima crisis económica, encuentra una nueva y más poderosa actualidad.

Por eso Sinistra Anticapitalista está dedicada a fondo en el proyecto y en la construcción de Ross@, movimiento unitario anticapitalista y libertario, y en el trabajo por su éxito político y organizativo, contribuyendo a su creación con nuestras propias propuestas. Las compañeras y compañeros de Sinistra Anticapitalista se adhieren de forma individual a Ross@, manteniendo su doble afiliación (como está previsto por los estatutos del movimiento), y trabajan junto a todos los otros componentes de Ross@ para desarrollar al máximo sus características y potencialidades.

Todo esto se hará dentro de una iniciativa más general para conformar en nuestro país el más amplio frente social político de oposición a las políticas de austeridad. Será necesario trabajar para que converjan todas las áreas y organizaciones sindicales de clase, los movimientos en defensa del medioambiente, los movimientos por el derecho a la vivienda, los de los servicios públicos y contra la guerra y por la paz. Se va a desarrollar un programa de emergencia contra la crisis y contra la austeridad, con el centro en la lucha contra el desempleo, la nacionalización de las empresas públicas que cierran y despiden, de las que no respetan el medioambiente y la salud de los trabajadores y ciudadanos, la defensa de la naturaleza pública de los servicios, de su calidad y de la nacionalización de los ya privatizados, la nacionalización de la banca y relanzar la que fue nuestra propuesta de ley sobre el salario.

La semana de movilización del 12 al 19 de Octubre constituye una ocasión importante para poder avanzar en esta dirección. La manifestación a nivel estatal “La vía maestra” del 12 de Octubre en defensa de la Constitución indica los peligros de un giro autoritario de la estructura institucional de nuestro país, pero elude la denuncia de responsabilidad central y evidente de este diseño del centro-izquierda y del presidente de la República, además de los cambios constitucionales ya producidos, el primero entre todos la del artículo 81 con la obligación del presupuesto equilibrado.

Además, la llamada a la movilización calla sobre el hecho de que la Constitución no ha sido capaz de impedir ninguna de las masacres sociales llevadas a cabo indistintamente por gobiernos de derecha o de centro-izquierda en el terreno de las pensiones, del trabajo y de las condiciones de vida de las clases populares. Por tanto es con este enfoque crítico con el que participaremos en esta fecha.

La huelga y la manifestación del 18 de Octubre son una cita de gran importancia porque no se limitan a ser una iniciativa de “bandera” de las organizaciones sindicales de base. De hecho, el 18 de Octubre es la única fecha de lucha hasta el momento en el mundo del trabajo contra las políticas sociales y económicas de la patronal y el gobierno. Conscientes de ello, apoyaremos la huelga y la manifestación, empujando como viene siendo nuestra posición internacional, siempre hacia la mayor cohesión y convergencia entre todas las áreas y organizaciones sindicales de clase.

El 19 de Octubre saldremos a la calle en Roma junto a movimientos por la vivienda, por la defensa del medioambiente y por los bienes y servicios públicos. Esa manifestación será una primera experiencia de convergencia en la calle entre movimientos diversos. Y su vínculo explícito con la huelga del día anterior alude en concreto a la convergencia con las luchas de los trabajadores y trabajadoras. En el congreso nacional de la CGIL que está a punto de iniciarse, el grupo dirigente buscará enmascarar sus responsabilidades respecto al deterioro de las condiciones de vida y de trabajo de la clase trabajadora (desde la pasividad con la que ha sido avalada la reforma de Fornero de las pensiones, el infame pacto del 31 de Mayo y el pacto de apoyo a las reivindicaciones de Cofindustria (patronal italiana), a través de un consenso de fachada, detrás del que se van a jugar las luchas habituales de poder de las burocracias.

La posición valiente y alternativa de la Red 28 de Abril y de áreas sindicales disponibles será apoyada con la máxima fuerza, comprometiendo en esta lucha congresual a todos y todas los compañeros y compañeras posibles, con el fin de crear en la conferencia y en sus estructuras una corriente sindical organizada capaz de contribuir decisivamente en la reconstrucción del sindicalismo de clase de manera unitaria desde la base.

Se combatirán todas las tendencias de guerra, inscritas en la política de un capitalismo en profunda crisis y frente a una estructura geopolítica que está poniendo en discusión a todas las jerarquías de poder a nivel global.

Apoyaremos todas las luchas en curso en los muchos países contra las políticas de austeridad y contra el empobrecimiento generalizado que esas políticas provocan. En particular las luchas revolucionarias de muchos pueblos árabes contra las dictaduras de Oriente Medio y del Magreb que de modo autoritario o totalitario gobiernan.

Por eso también se abordará cualquier tentación imperialista de encontrar o inventar pretextos para desencadenar acciones de agresión contra estos países, que sólo puede tener la consecuencia de relegitimar al dictador de turno convirtiéndolo en héroe antiimperialista y paralelamente marginar a las corrientes laicas, democráticas y socialistas, dando por el contrario aliento a las integristas y terroristas.